INGREDIENTES (6 porciones)

  • 500 gr. Tomates frescos de todo tipo
  • 200 gr. Damascos
  • 250 gr. cebollas moradas
  • 150 gr. azúcar mascabado
  • 1 cucharadita canela
  • 2 clavos de olor
  • 1 pizca de sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva
  • 1/3 taza de vinagre de vino tinto

PROCEDIMIENTO

1. Calentar el horno a 220 grados centígrados.
2. Cortar los tomates en porciones irregulares, los damascos al medio y las cebollas en pluma.
3. Disponer todo sobre una fuente para horno y condimentar con el resto de los ingredientes.
4. Llevar al horno durante aproximadamente ocho minutos hasta que los vegetales exploten.
5. En una sartén antiadherente dorar las provoletas condimentadas con pimienta negra por ambos lados y cocinar hasta que su interior se ponga blando.
6. Servir junto al chutney.